Cómo buscar y encontrar una buena inmobiliaria

Cada día resulta más complicado encontrar una buena inmobiliaria, tanto si es para vender un inmueble, como si es para comprarlo o alquilarlo.

Ahora mismo existe una gran variedad de agencias inmobiliarias, (grandes, pequeñas, internacionales, de lujo, de barrio…) y, aunque aparentemente todas ofrecen lo mismo, existen diferencias muy importantes en la calidad de los servicios que ofrecen.

Hoy te contamos los puntos clave para escoger la agencia inmobiliaria que más te conviene. Una vez que la encuentres, no querrás confiar en ninguna otra. Toma nota.

Cómo encontrar la mejor inmobiliaria

Como propietarios siempre buscaremos el mejor servicio, aquél que cumpla nuestras expectativas (o incluso las supere) sin sobresaltos ni decepciones.

Por nuestra experiencia, para obtener un servicio de calidad estos son los requisitos que debe cumplir y poner en práctica una agencia inmobiliaria de calidad:

Prestar la mejor atención en todo momento

Los clientes deben ser atendidos con la mayor rapidez, amabilidad y profesionalidad posible para no perder ni una sola oportunidad de venta.

Concretamente, esta será la forma de actuar de la inmobiliaria:

  • Atención telefónica inmediata a las personas interesadas, a ser posible con un número de teléfono directo del asesor responsable de ese inmueble.
  • Respuesta rápida a los correos electrónicos de las personas interesadas y respuesta a sus dudas. 24 horas máximo.
  • Amabilidad en el trato y buena educación.
  • Trato personalizado y flexible, adaptándose a las necesidades de cada cliente.
  • Amplia disponibilidad de horarios para realizar visitas, incluidos los fines de semana si fuera necesario.
  • Puntualidad o avisar con suficiente antelación si hubiera un retraso. Nunca se debe hacer esperar a un cliente.
  • Contar con la información completa del inmueble (gastos de comunidad, IBI, estado de la ITE, etc.) y sus características técnicas para poder informar y resolver dudas.

Presencia online

Hoy en día, una inmobiliaria de calidad tiene que tener presencia online, tanto con una web propia, como en las redes sociales. De esta manera, conseguirá llegar a más gente, a más potenciales compradores, y así será más efectiva en la venta.

“El 90% de las transacciones comienzan hoy en internet”, aseguran los expertos del sector inmobiliario.

Si una agencia comunica sus valores y su metodología de trabajo siendo transparente, se estará acercando a sus clientes antes de conocerse.

Este será el primer paso hacia la confianza.

Selección de cartera

Una buena inmobiliaria debe seleccionar cuidadosamente su cartera de propiedades y abarcar exclusivamente aquello que pueda atender debidamente. “El que mucho abarca, poco aprieta”.

Poner una vivienda a la venta a un precio previamente establecido sin haber hecho una valoración o realizar valoraciones abultadas para complacer al propietario denota que una agencia no está actuando con la debida profesionalidad.

“Una agencia de calidad no deber ser partidaria de coleccionar viviendas”

Lo ideal es que se centre en una pequeña cartera de propiedades, valoradas a un precio acorde al mercado y las trabaje al máximo, con acciones de marketing personalizadas para cada una de ellas, y esforzándose por conseguir los mejores resultados en el menor tiempo posible. Así los propietarios no quedarán defraudados.

Información, transparencia y confianza

La información que una agencia inmobiliaria da a un cliente, ya sea sobre sus servicios o sobre un inmueble que está comercializando, debe ser lo más completa, clara y transparente posible.

Una agencia de calidad puede demostrarlo de la siguiente manera:

  • Dedicarle todo el tiempo necesario a hacer una buena toma de datos de la vivienda en la primera visita.
  • Elaborar un informe de valoración muy detallado y exhaustivo con sólidos argumentos sobre el precio obtenido.
  • Informar al vendedor de cómo será todo el proceso de la compra-venta y resolver las dudas que tenga.
  • Incluir en el anuncio de venta en los distintos portales inmobiliarios la información completa de la vivienda, lo más detallada posible: características, fotografías, planos, gastos y todas las particularidades que sean de interés para las personas interesadas.
  • Mantener informado al propietario de los avances y presentarle un informe mensual con los resultados obtenidos hasta el momento (nº de personas interesadas, nº de visitas realizadas, opiniones de las visitas, etc.).
  • Presentarle al propietario las ofertas que haya siempre por escrito y firmadas por el potencial comprador, a ser posible habiendo sido entregada previamente una señal por parte del interesado.

Trabajando de esta manera tan transparente, se establecerá una relación de colaboración muy estrecha entre asesor y propietario basada en la confianza.

Profesionalidad de sus asesores

Es importante averiguar con qué formación cuentan los asesores que van a gestionar nuestra vivienda y si cuentan con la suficiente experiencia para desempeñar su trabajo con la mayor profesionalidad.

Tener conocimientos técnicos es algo a valorar muy positivamente, especialmente en el caso de que tu vivienda esté para reformar. Así las personas interesadas en la compra podrán recibir asesoramiento desde la primera visita sobre las posibilidades de reforma y el coste que puede tener.

Actualización constante

Nos referimos en este punto a “estar al día”.

Una inmobiliaria de calidad tiene que estar informada, en todo momento, de las novedades del sector, de las tendencias y de las nuevas necesidades que demandan los clientes.

Debe conocer las nuevas leyes que afectan a su ámbito de trabajo para poder asesorar mejor a sus clientes, implementar las nuevas tecnologías en su metodología de trabajo para ser más eficaces y anticiparse a las necesidades de sus clientes ofreciendo servicios complementarios que aporten comodidad y tranquilidad a propietarios y compradores.

Hablamos de una inmobiliaria con una formación constante en su equipo, con un espíritu de mejora continua y con el afán de alcanzar la excelencia en los servicios que ofrece.

Asesoría legal

Es imprescindible que una inmobiliaria cuente con un departamento de asesoría jurídica y legal.

El trabajo de un asesor inmobiliario no termina en el momento en que se acepta una oferta, sino que debe acompañar al cliente en todo el proceso hasta la cita Notarial. Para ello, es necesario aportar los contratos y toda la documentación correspondiente, que debe ser preparado por un experto en Derecho Inmobiliario.

Por lo general, cuando parece que está todo hecho, suelen complicarse las cosas por temas de “papeleo” y  contar con el asesoramiento personalizado de un abogado puede prevenir esas situaciones y agilizar los trámites con gestiones previas.

Sin duda, este servicio da mayor tranquilidad y seguridad a los clientes y marca la diferencia entre una agencia inmobiliaria de calidad y las demás. 

Resultados y recomendaciones

Si después de haber hecho todas estas averiguaciones todavía no lo tienes claro, no dudes en preguntarle directamente a la agencia por sus resultados obtenidos en el último año.

Se pueden medir con los siguientes indicadores:

  • El tiempo medio de venta de sus propiedades
  • El % de éxito (nº de ventas cerradas/ nº de inmuebles comercializados)
  • El % de clientes satisfechos y el % de clientes que les recomendarían

Pero lo más importante de todo, las opiniones de sus clientes. A ser posible que te faciliten el contacto de varias personas que hayan encargado sus servicios y así podrás saber de primera mano qué tal fue su experiencia y si quedaron satisfechos con el trabajo realizado por la inmobiliaria.


Para nosotros estos son los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de seleccionar la mejor inmobiliaria. ¿Añadirías alguno más?

Te esperamos en los comentarios.

#HomeLovers

Escribe tu comentario