Las 20 sillas más destacadas de la historia del diseño (Parte 1)

///Las 20 sillas más destacadas de la historia del diseño (Parte 1)

Esta es la primera parte de nuestra selección de las sillas y sillones más destacados de la historia del diseño, ordenados cronológicamente desde principios del siglo XIX hasta la fecha. Son una apuesta segura que debes conocer porque nunca pasarán de moda.

PARTE I

1. SILLON CHESTERFIELD O CHESTER. INGLATERRA. Principios del siglo XIX

Es un  símbolo indiscutible y emblemático del estilo clásico inglés. En su origen (principios del siglo XIX) se empleaban para ambientar los exclusivos y elitistas clubes sociales londinenses. En las décadas siguientes pasó a los salones de las casas británicas de la alta sociedad y, posteriormente, se popularizó hasta convertirse en un icono de la decoración británica y el sofá clásico inglés por excelencia. El tapizado capitoné (botones cosidos a mano), las patas cortas y torneadas son las principales características de esta joya del diseño, convertido en un icono vintage de irrefutable éxito mundial.

2. SILLA THONET. MICHAEL THONET. ALEMANIA. 1854

La número 14 es la silla más famosa realizada por la compañía Thonet, también conocida como la silla bistro o café vienés.

Su precio asequible y diseño simple la convirtió en uno de los modelos de sillas más vendidos de la historia. Se vendieron unos 50 millones de unidades entre 1860 y 1930 y varios millones más se han vendido desde entonces hasta hoy.

Está hecha de seis piezas de madera curvada al vapor, diez tornillos y dos tuercas. Las partes de madera fueron hechas con listones de madera de haya calentados a 100 °C, prensadas en moldes de hierro fundido y dejándolas secar a una temperatura de alrededor de 70 °C durante 20 horas. Las sillas pueden ser producidas en masa por trabajadores no cualificados y desensamblada para ahorrar espacio durante el transporte.

Este diseño obtuvo una medalla de oro cuando fue mostrada en Exposición Mundial de París de 1867.

3. SILLA WASSILY. MARCEL BREUER. ALEMANIA. 1926

La silla Wassily, también conocida como Modelo B3, fue diseñada por Marcel Breuer  mientras era director del taller de ebanistería en la Bauhaus, en Dessau, Alemania. Breuer solía desplazarse a su trabajo en bicicleta y, en uno de esos desplazamientos, se percató de que si el acero tubular, un material ligero y resistente,  podía ser doblado para fabricar manillares de bicicleta, también podría serlo para la fabricación de mobiliario. Y así nacieron los primeros bocetos de esta silla, la B3. El revolucionario uso del acero en su fabricación, cambiaría la forma de entender y fabricar mobiliario desde entonces.

4. CHAISE LOUNGE. LE CORBUSIER. SUIZA. 1928

Esta reconocida pieza de mobiliario icono del siglo XX destaca por su imagen, sus materiales industriales, su forma ergonómica y su comodidad. Fue descrita por el arquitecto como “la verdadera máquina para el descanso”. Incluso con todos los elementos estructurales a la vista, el arquitecto demostró que la elegancia y la funcionalidad pueden combinarse perfectamente en una pieza de descanso. La Chaise Longue está fabricada en tubos de acero cromado con una colchoneta y apoyacabezas de espuma tapizada en cuero o piel. Esto se fija sobre una estructura de acero negro mate que permite el movimiento del asiento, el cual se desliza con el peso del cuerpo sin ningún tipo de mecanismo, para adoptar diversas posiciones.

5. SILLA BARCELONA. MIES VAN DER ROHE. ALEMANIA. 1929

Es una de esas piezas clásicas que se adapta a todo tipo de ambientes. Fue creada por el arquitecto Ludwig Mies Van der Rohe en 1929 con la colaboración de su socia y compañera, la diseñadora Lilly Reich,  para la Exposición Internacional de Barcelona.

El diseño de la silla propone una propuesta de vanguardia para el uso del doméstico. La estructura es de acero inoxidable pulido dando una sensación de armonía, ligereza y espacialidad. El cuadro está soldado en una sola pieza. Tiene una sucesión de tiras de cuero atornilladas o remachadas que soportan el almohadón de asiento y respaldo. Los almohadones están rellenos con espuma de poliuretano y envueltos en cuero de bovino (en diversos colores) sujetos por botones dobles escondidos. Su forma está basada en la sella curulis, un tipo de silla usada por los magistrados romanos.

6. TABURETE STOOL 60. ALVAR AALTO. FINLANDIA. 1933

El nombre de Alvar Aalto no es solamente sinónimo de arquitectura innovadora, también está asociado al diseño de mobiliario excepcional. El más famoso de estos diseños es el taburete Stool 60, la quintaesencia del funcionalismo.

Aalto ayudó a desarrollar un procedimiento completamente innovador para curvar la madera y lo utilizó en las patas de su taburete de tres patas. Gracias a este diseño, los taburetes se pueden apilar fácilmente, uno encima de otro, ahorrando mucho espacio. Para su fabricación, se utilizó madera de abedul, el más común de los árboles caducifolios de Finlandia.

El taburete Stool 60 se presentó oficialmente en Londres en noviembre de 1933 ante un público entusiasta con ocasión de una exposición antológica sobre el mueble finlandés y desde entonces se han vendido alrededor de ocho millones de unidades.

 

7. SILLA TOLIX. XAVIER PAUCHARD. FRANCIA. 1934

La historia de esta silla comienza en Francia de la mano de Xavier Pauchard. La familia Pauchard llevaba tres generaciones dedicada al tratamiento del zinc cuando éste comenzó a experimentar con el proceso de galvanización. En 1907 Xavier descubrió que podría usar el zinc en un proceso de galvanización para proteger el metal de la corrosión. Diez años después, y a la corta edad de 27 años, fundó su propia fábrica para la producción de mobiliario de acero galvanizado para exterior.

Fue en 1934 cuando se diseñó por primera vez la silla Tolix, también conocida como silla A. Estaba concebida expresamente para su uso en exterior, por lo que contaba con 3 agujeros en el asiento, para poder evacuar así el agua.

Este modelo tuvo un gran éxito, sobre todo entre los restaurantes y cafeterías de París, que apreciaban la ligereza, la resistencia y la funcionalidad de este tipo de mobiliario para hostelería. A finales de la década de los 50 se fabricaban alrededor de 60.000 unidades anualmente. 

8. SILLA BUTTERFLY. ANTONI BONET, JUANITO KURCHAN Y JORGE FERRARI-HARDOY. ARGENTINA. 1938

Esta silla, llamada inicialmente BKF, debía su nombre a las siglas de los apellidos de los tres arquitectos que la diseñaron.

Con más de 80 años de historia, su llamativo y divertido diseño en forma de mariposa, la ha convertido en una de las sillas más imitadas y célebres del siglo XX.

En los años 50, la silla Butterfly alcanzó un enorme éxito en Estados Unidos. Fue tan famosa que sólo en la ciudad de Los Ángeles, se fabricaban 3.000 sillas Butterfly por semana, y se calcula que en unos pocos años, se llegaron a vender más de 5 millones de unidades.

Sus creadores, idearon una estructura de barras curvas de acero, que al estar dobladas, sostenían una funda de cuero. La silla, estaba pensada para que el cuerpo quedara suspendido como en una hamaca colgante. La funda, con forma de mariposa, que en su origen era de cuero, se puede intercambiar por otras de diversos materiales y colores; tela, lona, piel de vacuno, potro… por lo que es una silla sumamente versátil y se puede adaptar a multitud de estilos.

9. SILLA LILLA ALAND. CARL MALMSTEN. SUECIA. 1942

Su creador era un gran admirador de la artesanía y los antiguos oficios de Suecia, su país natal. En una época en la que el funcionalismo reinaba en la arquitectura y en el diseño, Malmsten se desmarcaba diciendo que la funcionalidad era importante, pero que también había que poner gran énfasis en la calidad técnica y en la creatividad, eso sí, reducida a formas simples. En sus piezas abunda la madera y la sencillez. En cada diseño supo unir la sabiduría de los antiguos y las ideas de los nuevos tiempos para crear muebles eternos, como la silla Lilla Aland, probablemente la silla sueca más conocida del mundo. Es una pieza básica que queda perfecta en el comedor de una cocina, en un hall recibidor o en un dormitorio.

El origen de este diseño se debe a una visita a la iglesia de Finnström en Åland, donde había un puñado de sillas agrupadas en la sacristía. Se dio cuenta que cada una era distinta y entonces pensó en diseñar una silla que unificara el diseño de todas ellas, con la intención de producirlas en serie. La bautizó Åland, en homenaje al lugar que le inspiró.

10. SILLA PLYWOOD. CHARLES Y RAY EAMES. ESTADOS UNIDOS. 1946

Entre 1945 y 1946 el matrimonio Eames, formado por un arquitecto y una pintora, diseñó la conocida silla Plywood, una silla de madera contrachapada moldeada, muy cómoda y que se amoldaba al cuerpo. Al esculpir un asiento y un respaldo que se adaptara a los contornos del cuerpo humano, diseñaron una silla totalmente cómoda apta tanto para oficinas como para el hogar.

Estas sillas accesibles y de alta calidad podían ser producidas en masa a través de superficies modeladas dimensionalmente en lugar de tapicería acolchada.

Querían ofrecer muebles de calidad a un precio accesible para la clase media de EE UU que se estaba marchando a vivir a las afueras de las ciudades. Su lema era: “Lo máximo de lo mejor para el mayor número de gente y por el mínimo precio”.

Este sencillo objeto les dio el éxito mundial, el reconocimiento del público y de los expertos y fue el comienzo de su ascenso imparable.

Si te ha gustado este listado de las sillas más destacadas del siglo XX, no te pierdas el próximo artículo donde continuaremos con este repaso cronológico.


#HomeLovers

¡Recuerda!
Cuéntanos qué temas te interesan y sobre qué contenidos te gustaría que escribiéramos en nuestro blogLos temas más solicitados los trataremos en nuestras próximas publicaciones.
Queremos ser tu referente en las áreas de inmobiliaria, decoración y arquitectura. Nuestra mayor satisfacción es poder asesorarte en todo lo que necesites.
Por | 2019-02-13T10:12:20+00:00 febrero 13th, 2019|Decoración, Estilos decorativos|1 Comment

Artículo escrito por

Arquitecta, Máster en Business Administration y Consultora inmobiliaria.

One Comment

  1. Ita 12/03/2019 at 4:39 pm - Reply

    El sillón o silla argentino se denomina con una sigla formada por las iniciales de los apellidos de los tres creadores. Hermoso. Con curo argentino. Actualmente se lo ve también en telas gruesas y de colores.

Escribe tu comentario