El orden en casa y la optimización del espacio

///El orden en casa y la optimización del espacio

Puede que pensemos que nuestra casa está ordenada pero….. ¿a que a todos nos gusta la idea de poder tener un armario más en nuestro dormitorio o en la cocina, o una estantería más en el salón? Sin pensarlo, tenemos tendencia a acumular cosas y esto a la larga nos puede pasar factura en nuestra casa, resultando muy incómodo limpiar, perdiendo mucho tiempo en buscar algo que necesito con urgencia, abres una puerta de un armario y de repente se te cae una montaña de ropa encima… o un día te llevas la grata sorpresa de encontrar en tu armario un jersey que ni siquiera recuerdas haberlo comprado (eso también pasa).

Para empezar a ordenar de verdad, la premisa más importante está clara: LA ORGANIZACIÓN EMPIEZA POR LA ELIMINACIÓN.

Ni falta que hace decir que hay puntos de recogida de ropa y calzado usados, puntos limpios para muebles y enseres, contenedores de reciclaje, etc.

Normalmente, en cada cumpleaños, Navidad y cuando nos damos un capricho, vamos incorporando cosas en nuestra casa pero ¿somos conscientes de que todos estos objetos “se van comiendo” nuestro espacio? Para mantener el equilibrio necesario que nos permita vivir cómodamente en nuestra casa, debemos liberar espacio de vez en cuando para esas nuevas prendas, libros, objetos y juguetes que indudablemente iremos incorporando poco a poco.

1. Evitar compras impulsivas y comprar con la cabeza

Es decir, adquirir sólo aquello que realmente necesitemos y vayamos a usar de verdad. Para ello, es importante cerciorarnos antes en casa de que no tenemos ya algo igual o parecido que nos vaya a hacer la misma función.

2. Valorar cada centímetro de nuestra casa como si fuera oro

Cuando compramos o alquilamos una casa pagamos un (alto) precio por cada m2 que tiene. Y es que el espacio cuando es amplio lo disfrutamos mucho más. Por ello, debemos evitar que nuestra casa se convierta en una acumulación de muebles y objetos inservibles. Pensemos con cada objeto: ¿hace alguna función? Si no lo hace, ¿sirve como elemento decorativo o tiene un valor sentimental? En ese caso, podremos conservar algunos elementos decorativos o sentimentales pero limitando la cantidad y el espacio que ocupan de manera razonable y consciente.

3. Desechar lo innecesario

Recomendamos vaciar cajones, armarios y estanterías de vez en cuando (una vez al año, por ejemplo) para desterrar aquellas cosas que no se están utilizando y que sólo ocupan nuestro preciado espacio. No guardes algo únicamente porque te de pena tirarlo porque así solo lo acumularás y seguirás sin usarlo.

Cuando hagas esto en cada cajón, armario y estantería te sorprenderás del resultado. Seguramente te habrás quedado con un tercio de todo lo que tenías y ahora todo es más fácil de colocar. Incluso verás que las cosas respiran y de repente la casa “crece”.

4. Evitar sentimentalismos que nos anclan al pasado

Los objetos de los que siempre nos va a resultar más difícil deshacernos son aquellos que tienen o tuvieron un valor sentimental para nosotros (fotos, regalos, cartas, recuerdos…). No obstante, en cuanto al orden se refiere, debemos ser prácticos y quedarnos sólo con aquellas cosas que realmente “nos tocan el corazón”. Porque las personas estamos en continua evolución y desarrollo y es preferible adecuar nuestra casa a la persona que somos y en la que nos estamos convirtiendo, en lugar de seguir anclados a la persona que fuimos en el pasado.

5. Todo a la vista

A la hora de guardar aquellas cosas que queremos conservar, colocarlas de manera que se vea todo de un solo vistazo, ya sea un armario de ropa o un cajón. Así las cosas serán más fáciles de encontrar y evitaremos volver a caer en el desorden.

6. Un sitio coherente para cada cosa

Suele ser muy habitual desesperarnos y enfadarnos por no encontrar aquello que necesitamos especialmente en momentos en los que tenemos mucha prisa. La solución está en seleccionar un lugar para cada cosa y ser cuidadosos en volver a dejarla en su sitio después de utilizarla. El sitio escogido para cada objeto debe ser coherente, casi intuitivo. Que incluso una persona que nunca ha entrado en nuestra casa sea capaz de encontrar en la cocina dónde están los vasos, por ejemplo.

Si compartimos casa con familiares o amigos, debemos asegurarnos de que todos seguimos las mismas pautas de colocación.

7. Guardar en vertical mejor que apilar en horizontal

Especialmente con la ropa, se optimiza más el espacio si guardamos las camisetas o las toallas en vertical siguiendo el método de Marie Kondo, la famosa organizadora japonesa. Así no hay prendas que se queden al fondo aplastadas, arrugadas, y olvidadas. Con este método, las verás todas en fila a la vez para escoger la que necesites en cada momento.

Según algunos expertos, el orden aporta felicidad y armonía. El “arte de desechar” afina tus habilidades para tomar decisiones e incluso “desintoxica” tu cuerpo. Organizar restaura el equilibrio entre las personas, sus posesiones y su hogar y pone en orden tu vida y tu mente.


#HomeLovers

¡Recuerda!
Cuéntanos qué temas te interesan y sobre qué contenidos te gustaría que escribiéramos en nuestro blogLos temas más solicitados los trataremos en nuestras próximas publicaciones.
Queremos ser tu referente en las áreas de inmobiliaria, decoración y arquitectura. Nuestra mayor satisfacción es poder asesorarte en todo lo que necesites.
Por | 2019-02-06T11:02:34+00:00 febrero 6th, 2019|Decoración, Ideas, consejos e inspiración|0 Comments

Artículo escrito por

Arquitecta, Máster en Business Administration y Consultora inmobiliaria.

Escribe tu comentario